Es Agosto, ya ha pasado el periodo de matrícula y quizás hace unos meses tu pequeño o pequeña no estaba preparado… Ahora parece que ha dado un estirón, y piensas que le podría venir bien comenzar en el Jardín, pero no estás segura… En el blog hemos decidido confeccionar una lista de preguntas a nuestras maestras del jardín, e iremos publicándolas poco a poco a modo de pequeños artículos.

Este artículo se centra en algunos detalles que nos pueden ayudar a saber si nuestros peques están preparados para empezar en el jardín.

¡PRIMERA PREGUNTA!

¿Cómo saben los papas si los niños están preparados para ir al Jardín? ¿Hay alguna edad o algún símbolo de madurez que presentan los niños que los papas podamos reconocer como “ea, ya está listo”?

La maestra insiste en que cada niño es “diferente” y cada familia tiene sus circunstancias, pero finalmente nos ofrece unas pautas que pienso que nos pueden ayudar a todos.

  • La primera pregunta no es si el niño está preparado, sino si los papas están preparados… ¿Estás preparado para que tu nene vaya al Jardín?  La familia tiene que SENTIR que quieren que el niño comience el jardín. El motivo principal para comenzar el jardín no debería ser “ que el niño dice que quiere ir a la escuela” porque los niños piden muchas cosas, y la labor de los padres es “filtrar”. (Mónia dice a modo de ejemplo, que un niño también te pide Chuches, y no por eso tu se las vas a dar). Es mucho mejor si los padres conocen algo de la pedagogía y “resuenan” con ella. En caso de “dudas”, (“no lo tengo muy seguro,… no lo tengo muy claro, si mandarle este año o al que viene), la maestra aconseja esperar.
  • La posición biológica del niño, tiene mucha importancia (un “hermano pequeño” no es lo mismo que “el primero de la casa”). Normalmente el periodo de adaptación del “hermano pequeño” es más fácil y rápido que el de un hermano mayor.
  • El control de esfínteres también es algo a tener en cuenta. Un niño que entra en el Jardín, debería ser capaz de controlar y saber cuándo necesita ir al baño.
  • También podemos buscar pequeños símbolos de autonomía, (como comenzar a ponerse y quitarse ropa solos, … siempre desde la imitación.
  • Cuando un niño está preparado para el jardín, es capaz de escuchar un cuento (corto) entero, es decir puede mantener su atención en un cuento
  • También el niño debería de ser capaz de quedarse con otras personas,  (ya sean abuelos, amigos…) es decir, de pasar un tiempo sin los padres…
  • La maestra nos comenta que hacer que un niño comience el jardín, mientras está lactando es una incoherencia para el niño. (La lactancia fomenta la dependencia, y el jardín la independencia)

Si después de todas estas consideraciones pensamos que que queremos que el niño vaya al jardín…

¿CÓMO SE LO CONTAMOS?

Pues esto será el post de la semana que viene!!!!